Blog Image

La ciencia de la emoción

Del sentir y el pensar de la vida diaria

Consejos, descubrimientos y experimentos que tratan de arrojar luz a la relación entre la razón y la emoción.

EL DESAPEGO, EL EGOISMO POSITIVO Y EL CEREBRO PRIMITIVO

Neurociencias Posted on Mon, November 23, 2015 19:33:02

Existen diversas cosas, personas y lugares a los que nos sentimos aferrados, unidos con un hilo invisible y que tenemos tan interiorizados que forman parte de nosotros mismos, de nuestra esencia y no entendemos nuestro propio ser sin ellos.
En ocasiones esa unión, que a priori parece positiva para el autoconcepto y la autoestima, puede bloquearnos, frenar o interrumpir nuestro crecimiento personal o simplemente herirnos, porque abandonamos nuestra propia libertad de ser para convertirnos en esclavos de un sentimiento que nos convierte en inseguros sin esa unión.

EL APEGO Y LA DEPENDENCIA EMOCIONAL

El apego es el vínculo afectivo y emocional que desarrollan los cuidadores. Resulta muy importante en la etapa de crecimiento ya que cumple una función protectora proporcionando la seguridad necesaria para explorar el mundo. A medida que aumenta la independencia disminuye el apego. El apego insano es excesivo, no permite la independencia y frena la exploración óptima.
El concepto de dependencia emocional puede estar relacionado con el de apego, pero con el apego insano. La dependencia emocional es un exceso de apego, combinado con una baja autoestima e inseguridad, dependiendo en exceso de que otros te quieran y de la evaluación de los demás. Existiendo una hipervigilancia y necesidad de control, olvidándonos de nosotros mismos. Es no saber estar solo, miedo a la soledad y a estar con uno mismo.

El egoísmo, término que causa rechazo y que para nada parece positivo no es más que aprender a respetarse y valorarse, a cuidar de uno mismo tanto o más que de los demás. La cultura del sufrimiento, quizás debido a la postguerra y a las miseria, nos transmite que el sufrimiento es positivo, que quien sufre es una persona buena “que buena mujer era, padeció tanto…” Sin embargo la bondad de aquellos que disfrutan de la vida sin sufrimiento no parece tan evidente.
El desapego consiste en desprendernos de la obligación de permanecer unidos a ciertas cosas sin sentirnos mal, sin sentirnos inseguros.
El proceso de desapego nos permite seguir la relación pero sin dependencia ni sufrimiento. Nos desprendemos de la obligación implícita de permanecer unidos sin sentido ni fundamento y nos relacionamos desde nuestro propio sistema de valores y creencias. Sin la inseguridad y con plena consciencia de uno mismo, sabiendo que esa persona, lugar o cosa es una ELECCIÓN hecha desde la propia libertad e independencia y abandonando la angustia que genera el pensar que no, que no es una elección sino que sin ello no podría vivir. Cambiamos el no podría por el no quiero. Es ser independiente
NO aislado. Es relacionarse de manera sana con uno mismo para poder hacerlo con plena consciencia con los demás.

Es seguir amando pero sin miedo a perderlo, y eso deriva de la propia seguridad en uno mismo. El desapego nos permite relacionarnos sin descuidarnos a nosotros mismos y sin dejar que el caos interno reine en la relación. Es un paso más para ser felices.

EL CEREBRO EMOCIONAL

¿Dónde radica pues esa dependencia? ¿En que parte de nuestro cerebro está programada la necesidad de sentirse aferrados a los demás? Como muchas otras emociones el apego cumple una función adaptativa y está relacionado con la maternidad.
Los hallazgos neurobiológicos realizados en los últimos años apuntan a una clara implicación del sistema límbico en el proceso afectivo-emocional de creación de un vínculo. El sistema límbico está formado por diversas estructuras encefálicas que integran la respuesta del organismo ante estímulos emocionales de variado tipo. La mayoría de estas formaciones nerviosas pertenecen a los hemisferios cerebrales como es el caso de las cortezas cerebrales orbitofrontal y cingular, la formación del hipocampo, el complejo amigdalino o porciones de los ganglios basales.

La plasticidad cerebral en los primeros años de vida hace posible que el apego se forme y moldee dependiendo del entorno afectivo de los niños. Ese estilo de apego desarrollado en la primera infancia condicionará la manera de relacionarse del futuro adulto.



Trastornos de alimentación y cerebro

Neurociencias Posted on Fri, November 06, 2015 18:13:44

Alteraciones
neuropsicológicas y estructurales en los trastornos de la conducta alimentaria
¿Síntomas o factores premórbidos?

Juana
María Fernández Galbis. Dipl. Nutrición humana y dietética. Lic. Psicología

Diferentes
estudios ponen en evidencia la alteración y disfunción de mecanismos neurales y
estructuras cerebrales que podrían explicar las diversas manifestaciones
observadas en los trastornos de la conducta alimentaria (de aquí en adelante
TCA). Hallazgos como el bajo volumen cerebral y la hipoperfusión sanguínea
encontrado en diferentes regiones cerebrales, alteraciones en los
neurotransmisores, bajo rendimiento en test cognitivos y alteraciones en las
funciones neuropsicológicas antes del desarrollo del trastorno sugieren que se
trata de factores premórbidos. Es difícil determinar las relaciones causales
entre dichas observaciones y los TCA, por un lado por la gran cantidad de
factores psicológicos, biológicos y sociales que interactúan en la génesis de dichos
trastornos y por otro, aun quedando demostradas las vías neuronales y regiones
alteradas, por la interconexión e interacción de las vías cerebrales que
dificultan la diferenciación de factores primarios causales y factores de
vulnerabilidad de aquellos secundarios o expresión de las consecuencias del
trastorno y la malnutrición, como las alteraciones endocrinas, el ánimo
disfórico o la falta de control de impulsos. ´

El
hecho de que algunos parámetros no se normalicen a pesar de la recuperación
clínica y de la ganancia de peso hace pensar en factores de vulnerabilidad y
factores genéticos, pero la escasez de estudios, la variabilidad de las
muestras y las diversas metodologías utilizadas en los diferentes estudios
dificultan esta línea de estudio que se encuentra todavía en desarrollo. Dada
la escasez de estudios, se hace necesario seguir investigando, tratar de
identificar las áreas y circuitos cerebrales implicados en el síndrome clínico
de los TCA para poder así determinar las posibles causas, intervenir en fases
iniciales y avanzar en el tratamiento de las mismas. Por otro lado, el
conocimiento exhaustivo y profundo de los parámetros que sí se normalizan tras
la recuperación podrían suponer herramienta clave para diagnóstico y
monitorización del tratamiento.

La
complejidad de la interrelación de factores en la génesis y mantenimiento de
los TCA dificulta enormemente la tarea de identificar factores premórbidos y de
vulnerabilidad y diferenciarlos de aquellos síntomas secundarios o consecuencia
del trastorno. Existe una compleja interconexión e interacción de vías y
circuitos del cerebro. De este modo los TCA pueden ser consecuencia de las
alteraciones en un área o vía que regula la cognición, emoción, apetito o la
percepción visual así como dichas alteraciones pueden ser expresión de la
desnutrición y manifestaciones clínicas secundarias a dichos trastornos.

En definitiva, el conocimiento exhaustivo
tanto de los factores predisponentes, precipitantes y de mantenimiento como de
los medios para evaluarlos abren un nuevo camino en la evaluación y tratamiento
de los TCA, así como en la descripción de grupos de riesgo y planificación de
estrategias de prevención y tratamiento.

Palabras
clave:
neurobiología, conducta alimentaria,
vulnerabilidad, area cerebral, patogénesis, Etiología, causas, cambios
cerebrales, alteraciones cognitivas, procesamiento cerebral, neuroimagen TCA,
Neurobiology, Eating disorders, neuropsychology, disturbi alimentari,
alterazione cerebrale.



Emociones

Neurociencias Posted on Fri, October 23, 2015 22:34:50

“Las emociones proporcionan un medio natural para que el cerebro y la mente evalúen el ambiente interior y el que rodea al organismo, y para que respondan en consecuencia y de manera adaptativa”
(Antonio Damasio. “En busca de Spinoza. Neurobiología de la emoción y los sentimientos. Critica 2005 “)



Aceptación

Neurociencias Posted on Fri, October 23, 2015 22:27:06

7 PASOS
PARA LA AUTOACEPTACIÓN Y EL CRECIMIENTO PERSONAL

1. IDENTIFICAR EL PROBLEMA

Es
fundamental saber en todo momento qué es lo que me está sucediendo, qué altera
mi estado de ánimo y qué es aquello que me hace repetir los mismos errores.

La
identificación del problema pasa por ver también a qué le tengo miedo, de qué
huyo: la soledad, la opinión negativa de los demás, la crítica, los errores… Si
no sé a qué le temo, no podré enfrentarme a ello.

2. ESTAR DISPUESTO A ACEPTAR AYUDA DE LOS
DEMÁS

Nadie es
totalmente autosuficiente, por tanto, no puedo saber todo ni estar en todo. Así
pues, cuando no encuentro solución a un problema personal o laboral, tengo que
estar dispuesto a aceptar la ayuda que otras personas pueden ofrecerme,
sabiendo que esta ayuda no es como yo espero.

3. ACEPTAR MÁS QUE ESPERAR

El ser
humano continuamente está intentando anticiparse a los acontecimientos y cuando
no son tal como espera se siente defraudado y abatido por las circunstancias.

Aceptar
significa estar viviendo en el presente, esperar significa estar viviendo en el
futuro.

No
puedo ser feliz ni creer en mí mismo si estoy esperando a que ocurran
determinadas circunstancias (por ejemplo, no puedo esperar a sentirme bien
cuando consiga estar con la persona amada o cuando consiga el físico que me he
propuesto o…).

Tengo
que vivir ahora y sólo así lograré mis objetivos o podré disfrutar de lo que
tengo aunque no lo consiga.

4. APRENDER A ESTAR SOLO Y SENTIRME BIEN
CONMIGO MISMO

Algunas
personas se pasan la vida huyendo de la soledad y del silencio: en cuanto están
solas llaman a alguien, ponen música, TV o salen a hacer cosas.

Sólo
cuando puedo estar solo puedo pensar en quién soy y descubrir algo en mi, que
es mi propio yo.

5. SI
SÉ QUIÉN SOY, PUEDO ACEPTARME TAL Y COMO SOY

¿Y tú
cómo te describirías?

El ser
humano es muy complejo y está lleno de pequeños matices, pero si no sé cuáles
son, si no me conozco, ¿cómo voy a sentirme seguro? ¿cómo voy a mejorarme?

6. SI SÉ QUIÉN SOY PUEDO ENFRENTARME A MIS
MIEDOS

Puedo
resolver mis problemas, buscar alternativas, porque sé cuáles son mis fuerzas y
cuáles mis límites.

7. SI ME CONOZCO, PUEDO CONFIAR EN
MI

Cuando
confío en mi soy capaz de buscar alternativas y arriesgarme a probar, confiando
en que si me equivoco podré rectificar, pues peor que equivocarse o caer, es
estancarse en algo y no continuar avanzando en la vida.